Consigue mantener una dieta sana

¡Quiero perder unos kilos!

No cabe duda de que una buena alimentación es la base para gozar de un estado de salud óptimo y por consiguiente estar sanos.

En esta época del año después, después de los excesos navideños muchos de nosotros nos planteamos perder esos kilos de más y llegar estupendos al verano. No obstante, “estar a dieta” no debería de ser algo puntual ni transitorio, lo ideal es implantar en nuestra vida unos buenos hábitos alimentarios y mantenerlos en el tiempo. Este proceso requiere compromiso, ganas y por supuesto ayuda profesional.

Mantener una dieta adecuada

“La dieta’’ que mejor funciona es aquella que tiene adherencia por parte del paciente, dicho en otras palabras, es aquella que se cumple. Por eso, es tan importante un asesoramiento personalizado y específico para cada caso, pues las necesidades nutricionales pueden variar mucho de una persona a otra. Para hacer una dieta personalizada, hay que tener en cuenta muchos factores, entre ellos la edad, el género, la situación fisiopatológica si es que existe una enfermedad de base, el estilo de vida, la actividad física y por supuesto los gustos y preferencias de cada uno.

Existen muchos tipos de dietas de las que todos no solo hemos oído hablar sino que incluso también habremos probado. ¿Sin embargo, por qué una vez perdidos aquellos kilos con tanto esfuerzo vuelven? Las dietas “mágicas” además de hacernos perder peso de forma inadecuada, muchas veces son peligrosas para la salud. Esos kilos perdidos suelen ser agua y músculo de ahí que se vuelvan a recuperar de forma rápida y que la bajada de inicial no se mantenga en el tiempo.

Qué factores afectan a nuestra dieta

¿Qué factores afectan a la pérdida de peso?

  • Si se padece o haber padecido alguna enfermedad importante como hepatitis, insuficiencia renal, o alguna enfermedad metabólica relacionada con el sobrepeso como el hipotiroidismo.
  • Haber dejado de fumar, ya que la nicotina es un excitante y hace que nuestro metabolismo basal esté acelerado. Cuando se deja de fumar comiendo lo mismo se engorda porque quemamos aproximadamente un 10% menos de calorías porque nuestro metabolismo basal se ha ralentizado. Es algo normal del proceso de dejar de fumar, y los kilos engordados se pierden. Los beneficios de dejar de fumar son infinitamente mayores.
  • Tener digestiones incómodas con gases o muy lentas y molestas pueden ser síntomas de un mal funcionamiento de la vesícula biliar, tener alergia o intolerancia a algún tipo de alimento o incluso padecer gastritis.
  • El estreñimiento crónico es una característica del mal funcionamiento intestinal y/o mala circulación venosa.
  • Los desórdenes hormonales en los ciclos menstruales pueden ser el origen de variaciones continuas de peso de entre 2 y hasta 4 kilos arriba o abajo.
  • Los dolores de cabeza frecuentes pueden ser consecuencia de un mal funcionamiento de la vesícula biliar.
  • La ansiedad, el estrés y el insomnio producen alteraciones en los niveles de glucosa en sangre y de cortisol, haciendo que se coma más sin apetito.
  • Hay medicamentos pueden influir en el peso, como ciertos antidepresivos que disminuyen el metabolismo de las grasas y algunos ansiolíticos y analgésicos que pueden producir estreñimiento.

Por eso, a la hora de cambiar de hábitos alimentarios, es importante ponerse en manos de profesionales cualificados. Desde la farmacia llevamos años ayudando a nuestros pacientes, a través de los servicios experimentados nutricionistas, que les aconsejan y preparan dietas personalizadas para cada caso.

No solo os ayudaremos a perder esos kilos de más, sino que con nuestra ayuda aprenderás a comer correctamente y encontrarás la solución definitiva para encontrarte bien y a gusto contigo y con tu cuerpo.

Test nutrigenéticos

También se realizan estudios nutrigenéticos, para a través de una alimentación específica y personalizada prevenir ciertas enfermedades evitables sabiendo que se tiene una predisposición genética a padecerlas.

Si tienes malas digestiones con dolor abdominal, hinchazón abdominal, y/o gases, y no sabes porqué, un estudio de alergias alimentarías podría sacarte de dudas.

El estreñimiento o las diarreas pueden ser el resultado de un desequilibrio en la flora intestinal. Se puede hacer un estudio de la microbiota intestinal para equilibrarla y reestablecer sus funciones esenciales, a través de la dieta y probióticos y prebióticos específicos. No es conveniente tomar probióticos sin consejo profesional.

¡Pregúntanos qué estaremos encantados de ayudarte!

¡Siguenos para mejorar tu salud!

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
Product added to wishlist
Product added to compare.